Medicina de familia

Los médicos de familia somos los profesionales más accesibles a la hora de consultar sobre múltiples problemas: cardiacos, vasculares, respiratorios, neurológicos, psiquiátricos, digestivos, metabólicos, hematológicos, dermatológicos, musculoesqueléticos, otorrinolaringológicos, oculares, etc, orientando al paciente sobre el tratamiento más adecuado o sobre el especialista más pertinente al que acudir.

También nos encargamos de la asistencia urgente, visitas a domicilio, manejo de problemas cotidianos que requieren más consultas que las que se suelen hacer a otros especialistas, como por ejemplo la diabetes, la hipertensión, el dolor crónico, los problemas relacionados con la edad avanzada, etc.

La medicina de familia ayuda a detectar y prevenir numerosas enfermedades

Dentro de la especialidad de Medicina de Familia tiene una gran importancia la prevención de determinadas enfermedades muy prevalentes (cardiovasculares o cáncer) actuando sobre factores de riesgo tales como el tabaco, el colesterol alto, la obesidad, y, llegado el momento, procurar realizar un diagnóstico precoz de estos problemas con una derivación al especialista idóneo.

La Medicina Familiar y Comunitaria es una especialidad médica que trata al paciente de manera global, tanto en sus aspectos físicos, psíquicos y sociales. Así, tendremos en cuenta todos los factores que puedan estar influyendo a la hora de que una persona enferme o de que una dolencia previa empeore (factores familiares, sociales, laborales, estrés…)

En resumen y, por así decirlo, somos “los médicos de toda la vida”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una forma más cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestro sitio web.
Al utilizar nuestro sitio web acepta el uso de cookies. Entendido Más información